Verdades, medias verdades y mentiras sobre el vapeo

Verdades, medias verdades y mentiras sobre el vapeo

En la actualidad existe una autentica campaña de desprestigio en los medios de comunicación en contra del vapeo, que muchas veces nos es difícil de digerir. La mayoría de artículos que podemos encontrar por la red sobre los efectos nocivos del vapeo son de una calidad periodística pésima, mezclan datos inconexos, confunden términos y desvían la atención de la función principal del vapeo, que no es otra que minimizar los daños producidos por el tabaco en aquellas personas que son fumadores.

Se ha escrito mucho, y la verdad es que nos vemos obligados a crear este artículo con el objetivo de desmentir estas informaciones y poder clarificar algunas cuestiones.

Una de las ideas más repetidas es que “el vapeo es tan dañino como el tabaco”. Lo cierto es que mientras el tabaco al producirse la combustión general más de 100 sustancias cancerígenas, el vapor de cigarrillo electrónico por lo general solo contiene: Propilenglicol, Glicerina Vegetal, Aromatizante alimenticio y Nicotina (en los casos en los que se desee consumir líquidos con nicotina). Todas estas sustancias, con excepción de la nicotina que trataremos más adelante, están más que probadas, y se consideran prácticamente inocuas, tanto es así que se utilizan de manera habitual en alimentación, cosmética o incluso en las máquinas de humo de las discotecas. A lo que algunos responden que, si pero que al calentarse se liberan ciertas sustancias derivadas del calor, denominadas formaldehídos, que, si son dañinos, sin embargo, los estudios demuestran que esto solo ocurre cuando se produce un sobrecalentamiento, o en vaporizador se queda sin líquido. << El Ministerio de Sanidad británico y el Real Colegio de Médicos del Reino Unido >> han sido rotundos al respecto. Tras analizar una década de estudios científicos sobre el cigarrillo electrónico, han determinado que vapear es un 95 % menos perjudicial que fumar.

La mayoría de los usuarios de cigarrillos electrónicos recurren a ellos como medio para dejar de fumar, y podemos contar por miles los casos conocidos de personas que a día de hoy ya no fuman tabaco gracias a ellos, o que directamente ya ni siquiera vapean, después de dejar el hábito de fumar. Sin embargo, muchos se escudan en que “no existe ningún estudio que demuestra su eficacia para dejar el tabaco”. Si no existe un estudio es porque no ha interesado hacerlo, pero cualquier persona que conozca a vapeadores, sabe, que lo han conseguido, que ya no fuman, o prácticamente no fuman. Yo mismo, soy uno de ellos, que tras 1 año vapeando, he dejado de fumar, cuando antes me fumaba casi un paquete diario.

En lo referente a la nicotina, se nos plantea en muchos medios como una de los principales males del cigarrillo electrónico, y si bien es cierto que no es inocua, y que genera adicción, lo cierto es que ni es tan tóxica como se pretende exponer ni causa cáncer o enfermedades cuando se toma con moderación. El doctor Bernd Mayer demostró en 2014 que la dosis de nicotina necesaria para matar a un ser humano es muchísimo más alta de lo que establecen las autoridades sanitarias (diez o doce veces mayor).

Otra de las voces de alarma, advierten de los peligros de que estos cigarrillos electrónicos exploten, sin embargo, la probabilidad de que exploten es similar a la de que explote un teléfono móvil, puede ocurrir, pero son casos absolutamente aislados y que muchas veces están relacionados con baterías en mal estado, o baterías de dudosa procedencia. En cualquier caso, estos dispositivos electrónicos suelen llevar medidas de seguridad contra cortocircuitos y problemas en la batería que generalmente impiden estos riesgos, cierto es que cuando compramos productos de dudosa calidad, replicas chinas, etc, es posible que pueda ocurrir, por eso siempre se recomienda utilizar productos originales de marcas conocidas.

Otro caso es el de los mods mecánicos, que no llevan electrónica y por tanto no cuentan con estas medidas de seguridad, por lo que si el usuario no es un experto se podrían llegar a poner en una situación de riesgo, es por eso que los mods mecánicos no se recomiendan solo a los expertos que conocen bien las medidas de seguridad.

En definitiva, en lo que a reducción de daños se refiere, está demostrado que el vapeo es un importante aliado para mejorar la salud de las personas fumadoras y para ayudarles a terminar con el hábito mortal del tabaco.

Comentarios