Comparativa de toxicidad del instituto Pasteur de Paris, Tabaco VS Tabaco calentado VS Cigarrillo electrónico

Comparativa de toxicidad del instituto Pasteur de Paris, Tabaco VS Tabaco calentado VS Cigarrillo electrónico

El equipo dirigido por Romain Dusautoir analizó los niveles de carbonilo e hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) en las emisiones de un cigarrillo estándar (3R4F), en el humo del calentador Iqos y en tres vaporizadores (dos Mods y un Ego).

Hecho 100 el daño de los cigarrillos tradicionales, los calentadores de tabaco son perjudiciales 23 mientras que los cigarrillos electrónicos son perjudiciales 1. Estas son las conclusiones del estudio encomendado al Instituto Pasteur de Lille y financiado por el Instituto Nacional del Cáncer. El equipo dirigido por Romain Dusautoir analizó los niveles de carbonilo e hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) en las emisiones de un cigarrillo estándar (3R4F), en el humo del calentador Iqos (Htp) y en tres vaporizadores (dos Box -Mb18W y Mb30W- y un Ego -Lounge- ). Los investigadores partieron de la necesidad de informar a los consumidores sobre el daño real causado a la salud por los nuevos dispositivos de suministro de nicotina para que pudieran elegir qué producto utilizar para dejar de fumar. Los resultados se publicaron en la revista Science Direct.

"De acuerdo con los niveles de compuestos tóxicos medidos en cada aerosol -escriben los investigadores del Instituto Pasteur- el aerosol derivado del tabaco calentado (Htp) muestra una citotoxicidad reducida en comparación con el humo del cigarrillo, pero mayor que las emisiones de vapor". El humo del cigarrillo contiene casi 7000 compuestos tóxicos, la mayoría de los cuales están ausentes en el vapor producido por el cigarrillo electrónico. En particular, no contiene monóxido de carbono ni alquitrán, a diferencia de los cigarrillos.
Se midieron los niveles de 19 carbonilos y 23 hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) en el humo de un cigarrillo calentado, un Iqos (indicado por Htp) y tres modelos de cigarrillos electrónicos (un modelo Ego más antiguo con una resistencia de 2,8 ohmios que se calienta a 4,6 vatios y una Box de modulación más reciente con dos ajustes diferentes: una resistencia de 0,5 ohmios calentada a 18 vatios y 30 vatios). El líquido utilizado para las tres configuraciones contenía 16 mg/ml de nicotina y 70 por ciento de densidad de glicerina vegetal.

"Para asegurar condiciones experimentales realistas, dos vapers regulares probaron los e-cigs usados en nuestro estudio para evitar la generación de los definidos "churrascazos" (vapear con el algodón de la coil reseco, ya no empapado en e-liquid). Los investigadores analizaron la presencia de sustancias tóxicas en cada "tirada" y de manera relevante por cada µg de nicotina suministrada. Los resultados, detallados para cada sustancia, indican para la misma liberación de nicotina, una reducción del 77% de las emisiones de carbonilo para Iqos y más del 99,5% para los diferentes modelos de e-cig. En términos sencillos, se puede decir que el Iqos reduce la dosis de carbonilo cuatro veces en comparación con los cigarrillos tradicionales, mientras que el cigarrillo electrónico la reduce entre 200 y 500 veces. "En general -explican los investigadores- nuestros datos muestran, por tanto, que a temperaturas normales, el contenido de carbonilo de las emisiones de vaping es sólo una pequeña parte de los niveles inhalados por los consumidores de productos de tabaco". Los autores destacan la notable reducción de las emisiones de carbonilo Iqos en comparación con los cigarrillos estándar, pero señalan que "la presencia de altos niveles de acetaldehído es un sello distintivo de la pirólisis y la degradación termogénica del tabaco". Por el contrario, la principal fuente de carbonilo en las emisiones de vaping es la degradación térmica del glicerol y el propilenglicol contenidos en el líquido".

En cuanto a los hidrocarburos aromáticos policíclicos, el antiguo modelo de cigarrillo electrónico Ego es menos eficiente que los Mods actuales: "sólo" reduce las tasas de esta clase de sustancias tóxicas en un 92,5% en comparación con los cigarrillos. Iqos es un poco más seguro con una reducción del 94,3%. Mientras que las dos configuraciones de modbox logran una reducción del 98,5% y el 99,2% respectivamente.
En resumen, la investigación confirma lo que la clase médico-científica de la escuela anglosajona ha argumentado hasta ahora: los dispositivos electrónicos de suministro de nicotina son mucho menos arriesgados que los cigarrillos tradicionales. Pero, entre los dos tipos, los cigarrillos electrónicos son incluso menos dañinos que los calentadores de tabaco. Por lo tanto, en una escala de daño, el tabaco tradicional daña 100, los calentadores en promedio 23, los cigarrillos electrónicos de nueva generación 1.

Fuente: https://www.normatres.com/